Barquillos Imprimir

Los barquillos son un producto de carácter festivo, y es común encontrarlo en lugares de mucho trasiego de personas, como es el caso de la calle de Triana donde hay una señora que los vende de forma ambulante, al igual, que el señor que los vende en la Playa de las Canteras, que suele ir vestido totalmente de blanco, ofreciéndolos en los días de sol.

Su composición es muy sencilla, pero su agradable sabor, hace que los que los venden aseguren que "el que lo prueba, repite".

La elaboración se hace sobre una plancha de cocina, además pueden tener diferentes formas.

Antes, por media peseta, se hacía girar la rueda de la barquillera y se le daba al cliente tantos barquillos como marcara el número que salía. Los barquillos son una frágil y ligera golosina, que ahora se venden en bolsas de media docena.

Image

INGREDIENTES

1 vaso de aceite de girasol
1 vasito de vino blanco
Sal
Harina
Azúcar glass
Canela
Anís
Aceite
Palitos de caña (molde)

PREPARACIÓN

Se pone la harina en un recipiente, y se le va añadiendo el resto de los ingredientes, y a la par se remueve todo para evitar grumos y conseguir una pasta homogénea. A continuación se estira la masa, intentando dajarla lo más fina posible, y se corta en tiras, y se ponen sobre una plancha de cocina, en la que se le irá dando la forma deseada.

 
< Anterior   Siguiente >

Volver a la página principal -
Volver a la página principal de FEDAC