Pan Imprimir

La información que a continuación le ofrecemos ha sido extraída de:

CAPEL, J.C., (1997): El pan nuestro. R & B Ediciones, San Sebastián.

MILLARES, Y.,(2001): La despensa y fresquera canaria. Guía de productos artesanos agroalimentarios. Asociación Insular de Desarrollo Rural de Gran Canaria. Las Palmas de Gran Canaria.

En zonas rurales de Gran Canaria, existían hornos de pan, regentados por panaderos, que se encargaban de realizar el mencionado producto y los dulces para una gran parte de la población de un barrio o municipio.

Además muchas casas tenían su propio horno, que eran pequeñas construcciones abovedadas situadas en el exterior de las cocinas.

La elaboración de este producto no es un proceso sencillo y cada tipo de pan requiere una serie de ingredientes concretos y unas condiciones de cocción determinadas. A continuación ponemos a su servicio una receta tradicional con la que elaborar pan, aunque hemos de tener en cuenta, que los ingredientes pueden variar a razón de nuestra elección.

INGREDIENTES

500 gr. de Harina
2-3 cucharadas de Levadura
Agua
Sal
Opcional( Matalahúva, papas, huevo, harina de millo, etc.)

PREPARACIÓN

El primer paso es la preparación de los ingredientes, el primero de ellos es la harina, que una vez que está lista en forma de volcán, se le añade la levadura disuelta el agua, en la cavidad que queda en el medio. Todo eso se amasa, mientras se le va añadiendo más harina y agua con sal, a medida que la masa lo requiera, ya que el objetivo final es obtener una pasta elástica.

En Canarias contamos con una tipología de panes bastante rica y variada, por lo que hay que tener en cuenta que a esta masa inicial, cabría la posibilidad de añadirle otro producto extra, en función del tipo de pan que se quiera hacer. Sirva de ejemplo que para la realización de un Pan de Millo, habría que añadir a la lista de ingredientes harina de millo y matalahúva, que son los componenetes encargados de darle al producto final, el color y sabor que lo caracterizan.

Una vez que la masa está hecha, se deja reposar un poco más de 30 min. Finalizado el tiempo de repose, que es muy particular, según el tipo de pan, se procede a sobar la masa, con el objetivo de adquirir una finura extrema. Una vez que este proceso a finalizado se pasa al corte de la masa en diferentes partes, para con cada una de ellas elaborar la pieza de pan, con la forma que se desee; acto segido se le hacen unos cortes superficiales y se deja reposar nuevamente.

El último de los pasos es hornear, el tiempo estará en función del tipo de horno con el que se cuente, de la potencia que tenga y el tipo de pan que se quiera obtener.

Pan de huevo Pan de huevo

El pan de huevo es un producto típico en los mercadillos de Gran Canaria, fácilmente diferenciable por ser una especie de torta muy blanda con azúcar por toda la superficie.

Realmente es como si fuera una golosina, ya que es muy raro que este tipo de pan acompañe a las comidas principales.

Para su realización se utiliza mantequilla, la cual le da la esponjosidad que posee, matalahúva, azúcar, leche, canela y huevo.

Se suele colocar para su cocción en unos recipientes metálicos denominados lebrillos, untados previamente de mantequilla, con el fin de que la masa no se pegue.

Pan de Leña

El pan de leña es todo un clásico en las mesas de las zonas rurales de la Isla. Antes de que llegasen los hornos eléctricos y a gas, lo normal era utilizar combustibles vegetales para la cocción del pan.

Dependiendo de la madera que se utilizase, el pan adquiría un sabor característico. Este tipo de pan es uno de los manjares que acompañan a los platos y embutidos en la mesa del canario.

En algunos pueblos de Gran Canaria, como es el caso de Tejeda, los altos de Gáldar y Agüimes, el pan de leña se ha convertido en un clásico, no siendo raro que a diario hayan panaderías que se dediquen a la producción de dicho pan.

En la ciudad, el pan de leña suele traerse de estos municipios mientras que algunas panaderías, especialmente las denominadas boutiques del pan, han intentado realizar una especie de pan de leña pero que en realidad no tienen nada que ver con el pan elaborado artesanalmente.

Pan de millo

El pan de millo o de maíz, está realizado principalmente con harina de millo, dándole ese color amarillento que lo caracteriza. Este pan suele ser bastante dulzón, a la par que sabroso.

Es el resultado de la combinación de la harina de trigo en proporcionas pequeñas, harina de millo, sal y matalahúva. Es un pan artesano, amasado a mano y cocinado en un horno tradicional.

Este pan no suele realizarse a diario, por lo que los domingos, el municipio de Teror, es referente a la hora de poder encontrarlo, aunque también en los municipios cumbreros de Artenara y Tejeda es frecuente su consumo y su venta.

Pan de Papas

Canarias, fue uno de los primeros sitios a donde llegó la papa junto con el millo desde las colonias americanas, por lo que pronto el agricultor canario lo adoptó como cultivo, hasta el punto que hoy en día la papa es un ingrediente imprescindible en la cocina canaria.

En las zonas de medianías expuestas al norte, donde las precipitaciones suelen ser más frecuentes, el cultivo de la papa se ha convertido en uno de los pilares de la economía agrícola de la zona.

En los altos de Gáldar, concretamente en el barrio de Juncalillo, existe una panadería con una larga tradición en la elaboración del pan de papas, pero también se puede encontrar en otros municipios cumbreros, como es el caso de Artenara y Tejeda, así como en municipios de medianías como San Mateo y Valsequillo.

Los ingredientes del pan de papas son: papas cocidas, harina, levadura, agua y sal.

Pan de puño Pan de Matalahúva

El pan de matalahúva o matalahúga es muy frecuente en las zonas rurales. La matalahúva (Pimpinella anísum) se utiliza de manera muy frecuente como ingrediente en la elaboración de postres y panes.

Este pan se caracteriza por el dulce sabor que le da esta especie. En su elaboración se usa: harina, levadura, agua y sal, junto con el ingrediente estrella que es el que le da nombre al producto.

Pan de Puño

Tal y como su nombre indica, este pan se amasa manualmente y concretamente con el puño. La harina junto con el agua, es amasada de una manera muy singular, con los puños dándole una forma característica.

Este tipo de pan no es muy frecuente encontrarlo excepto, en pequeñas panaderías donde se elabora por tradición, como es el caso de la Villa de Ingenio, aunque también es común que algunas familias lo elaboren en casa, si cuentan con un horno adecuado para esta labor.

Este pan se caracteriza por ser muy consistente, con mucha miga y con un agradable sabor que invita a repetir.

Para descargar el texto en formato PDF de un informe realizado por la FEDAC sobre la elaboración del Pan de Puño en Ingenio, pulsar aqui.

 
< Anterior   Siguiente >

Volver a la página principal -
Volver a la página principal de FEDAC