Ron Imprimir

Con la Conquista llegó a Canarias la caña de azúcar, la cual serviría para la elaboración de ciertas bebidas como el ron y algunos licores. Y aunque ya han desaparecido estos cultivos, los canarios siguen bebiendo derivaciones de este producto.

El ron, en Gran Canaria, es el fruto de una industria surgida tras el asentamiento, en la Isla, de la caña de azúcar. La llegada de este producto, procedente del continente americano, revolucionó no sólo la economía, también el paisaje y algunas de las costumbres del isleño.

El ron no es más que un licor alcohólico, que se caracteriza por su fuerte olor y sabor, cosa que no todo el mundo sabe apreciar, y que se obtiene por destilación de una mezcla fermentada de melazas y de zumo de caña de azúcar.

Su característico color es fruto de añadir otro tipo de ingredientes como el caramelo, que además le da el toque de sabor al producto.

El ron era y es una de las bebidas que, en mayor proporción, se consume en la Isla. Cierto es que tradicionalmente el consumo del ron estaba asociado a las zonas rurales, pero eso con el tiempo ha cambiado.

Mientras en la zonas costeras de la Isla lo común era beber ron, en las medías altas, lo normal es que se consumiera coñac. Existía una especie de diferenciación entre unos consumidores y otros, porque el coñac estaba más relacionado con la gente que se dedicaba a la agricultura y al paastoreo.

Esta diferenciación actualmente no es tan clara, de hecho el ron ha ido ganando terreno hasta ser considerado "la bebida" con la que festejar o con la que saborear un buen enyesque, en cualquier zona de la Isla.

 
< Anterior   Siguiente >

Volver a la página principal -
Volver a la página principal de FEDAC