Vino Blanco Imprimir

El vino blanco se localiza en la cumbre y sur de la Isla, estas zonas destacan por su mayor dedicación a este producto, aunque eso no quiere decir, que en el Monte Lentiscal no se produzca, pero sí que lo hace en cantidades más pequeñas.

Las bodegas que más se dedican a este tipo de vino están localizadas en los pueblos de Fataga, Sardina del Sur y en el pago de las Cuevas Caídas, en Tejeda.

A diferencia de los tintos, el blanco se hace extrayendo el zumo a la uva, pero sin someterlo a un contacto prolongado con la piel. Durante la fermentación es clave el control de la temperatura para evitar que supere los dieciocho grados.

Así se obtienen unos vinos afrutados, que conservan sus aromas. En climas cálidos como los de esa zona, la introducción de equipos de frío en la bodegas sirve para mejorar la calidad de los caldos.

Si además se detiene, por este método de fermentación, antes de que los azúcares se conviertan en alcohol, el resultado es un vino semiseco o semidulce, dependiendo de la cantidad de gramos de azúcar por litro.

Las variedades de uvas más utilizadas para su elaboración son: la Pedro Ximénez, Listán Blanco, Moscatel y Malvasía, aunque también se suelen mezclar dos o tres tipos de uvas.

 
< Anterior   Siguiente >

Volver a la página principal -
Volver a la página principal de FEDAC