Cestería de Caña
Introducción Imprimir


 

ImageLa cestería es una actividad que se continúa desarrollando, aunque tiene sus inicios en la Prehistoria de la Humanidad.

 

 

 

La cestería de caña en Canarias se confecciona desde los primeros momentos de la Colonización. Aunque en función de los restos arquelógicos encontrados, el nivel alcanzado por las poblaciones indígenas en el trabajo sobre fibras vegetales, fue excelente, sin embargo, el oficio artesano que tratamos en este apartado, tiene su asociación técnica más directa, con las poblaciones de colonos peninsulares con menos recursos: portugueses, gallegos y extremeños.

 

 

La vinculación del proceso productivo de la cestería de caña con los grupos con menos recursos, fue una constante a lo largo de la historia. Asimismo, también se asocia a las zonas agrícolas especializadas de monocultivos de exportación, que eran envasados en este tipo de contenedores.

 

 

Por disponibilidad de la materia prima en abundancia, los cesteros de caña se localizaban en los fondos de barranco, donde estaban los cañaverales.

 

La cestería de caña, en nuestros días, encuentra serios problemas para sobrevivir. Los motivos que nos llevan a esta conclusión son: la caída de la demanda de este producto, la carencia de aprendices, pocas posibilidades de reconversión hacia la creación de otros objetos y diseños. Todo esto sumado a la, cada vez mayor, dificultad de obtener las materias primas nos lleva concluir que la cestería de caña se encuentra en un claro proceso de desaparición.

 

 
Taller Imprimir
Esta labor se desarrolla habitualmente en alguna zona o lugar de la vivienda familiar (el patio, la azotea, etc.), por lo que podemos afirmar que el cestero de caña no dispone de un taller como el que puede precisar un herrero por ejemplo. Éstas suelen ser viviendas rurales, que el artesano y su familia tiene en propiedad. El lugar donde se desarrolla el trabajo es preferentemente el patio o cerca a los alpendres, ya que necesitan lugares espaciosos y fáciles de limpiar. El almacén de materias primas y de piezas acabadas como el taller del artesano ocupan el mismo lugar, incluso, en ocasiones, se comparte con el depósito de los utensilios de labranza y plantas forrajeras. Mientras que algunos cestereros disponen de otra habitación para separar el almacén de piezas acabadas del habitáculo de materias primas.
 
Herramientas Imprimir

ImageLos cesteros precisan como herramientas más importantes para desarrollar su labor sus propias manos, ya que es el masivo empleo de éstas y la habilidad correspondiente lo ocupa el mayor tiempo en la realización de una pieza.

 

La técnica la podemos calificar de poco sofisticada, al igual que los utensilios que son poco complejos. Las herramientas necesarias son: para abrir (cuñas y agujas de madera) para cortar (navaja de punto curva, cuchillo, tijeras de podar) y para rematar (mazo, mesa de majar).

 
Materias Primas Imprimir
La materia prima por excelencia es la caña, aunque ésta puede ser combinada con otros materiales como mimbre, pírgano o vara, según la forma y el uso del cesto.
 
Proceso de trabajo Imprimir

El proceso productivo de un cesto consta de los siguientes pasos:

 

  • Recolección y limpieza de la materia prima, en los meses de verano.
  • Limpieza de las cañas.
  • División de las cañas en astillas longitudinales; y conservación.
  • Elaboración del fondo, entretejiendo las varas madre.
  • Levantamiento de las paredes a base de astillas pilares, entre las que se teje el encañado.
  • Colocación de las asas.
  • Ribeteado del borde.

El borde sin trenzado es más propio de la cestería de caña, consiste en retroceder al pilar inmediato anterior e introducir hacia el interior del fondo el sobrante de la astilla.

 

 

Las asas cumplen la doble función de rematar los pilares que proceden del fondo y de adaptar la utilidad del cesto a las agarraderas necesarias para su transporte. Se suelen distinguir dos clases de asas: cruzada (une dos laterales opuestos) y la lateral (que nace y muere en cualquiera de los laterales, que cumplen más una función de adorno).

 

 

Las asas sin torcer son el único sistema que permite el tipo de flexibilidad y manipulado de las astillas de caña y las lascas de pírgano.

 Recolección de caña  División de la caña
 Elaborando fondo  Ribeteado del borde
 
 
 
Tipología Imprimir

El resultado de esta labor son cestas y cestos de diferentes tamaños y formas, según la función que deba cumplir destacando: las barquetas, las seretas, las panaderas, y también bolsos, bandejas de ropa, nasas, etc.

 

Este conjunto de piezas servía para cubrir las necesidades laborales y domésticas de almacenamiento y transporte, aunque hay una matización, las cestas que eran normalmente grandes, se usaban en la agricultura, la ganadería y la construcción, mientras que los cestos, más pequeños, eran para el uso doméstico.

 

La decoración no llega a convertirse, en esta cestería en elemento y función destacados. Sólo se incorporan en el entretejido, hacia la mitad de las paredes de la pieza, predominando en el tercio superior, se emplean tiras de escobón, duraznero,o palma datilera (teñida y sin teñir).

 

Cestos: suelen ser de fondo cuadrado, boca redonda y una sola asa semicircular, se destinaban para ir a la compra, coger fruta o guardar objetos.

 

Cestas: de fondo cuadrado, boca casi redonda y dos asas pequeñas en el borde, solía usarse en faenas agrícolas.

 

Barquetas: de forma chata y alargada, con una sola asa que va desde un extremo a otro de la pieza. Utilizada para vender fruta, flores o pescado.

 

Seretos: son cajas con tapa, hechas enteramente en caña. Según su tamaño, los grandes se utilizaban para guardar ropa limpia, y los pequeños se usaban como costureros.

 

Cestones: grandes cestas de base cuadradas para faenas agrícolas.

 
Bibliografía Imprimir

La información expuesta ha sido extractada de:

 

RODRÍGUEZ SANTANA, C.G.,(2002): "El trabajo de las fibras vegetales entre los antiguos canarios", en EL PAJAR. Cuaderno de Etnografía Canaria. Asociación Cultural "Día de las Tradiciones Canarias". Pinolere. II Época, nº 12, agosto, anual, La Orotava, Tenerife. Páginas 4-10.

 

RODRÍGUEZ PÉREZ-GALDÓS, C., y SANTANA GODOY, J.R.,(1989): La cestería en la isla de Gran Canaria, Ed. Cabildo Insular de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria.

 

Volver a la página principal -
Volver a la página principal de FEDAC