Peleas de gallos

También denominadas "Riñas de Gallos", tienen un gran arraigo en Canarias, y surgieron después de la Conquista.

 

El origen de las peleas de gallos se encuentra en Asia, ya que de hecho, en este continente es una práctica común, que además cuenta con un gran número de aficionados.

 

En China ya existían las peleas de gallos 500 años antes de Cristo; los asiáticos exportaron este evento al mundo mediterráneo, siendo Grecia quién lo acogió rápidamente.

 

El gallo de pelea procede del gallo asiático Gallus bankiva y del Gallus sonheratti. Magallanes ya describía que en Filipinas se criaban unos gallos de gran tamaño para utilizarlos en peleas.

 

Según el artículo"Los espolones de la muerte" publicado en la revista Interviú, por el periodista Santiago Miró, de toda Europa, es en España, Francia y Bélgica donde más se celebran este tipo de peleas, siendo España el mayor exportador de gallos de lucha, principalmente a los mercados latinoamericanos.

 

En nuestra Isla es muy conocido el gallo inglés, el cual llegó de manos de la colonia británica durante el siglo XVII. Este gallo es el resultado del cruce entre la gallina británica y el gallo malayo. Fue tal la relevancia de este gallo, que en Canarias se crearon criaderos para estos animales exclusivamente.