Introducción


El arrastre de ganado, se ha practicado en todo el Archipiélago, principalmente, en la islas de La Palma, Tenerife y Gran Canaria, utilizando para ello vacas y bueyes.

 

 

La práctica de este deporte o ejercicio está supeditada a ferias de ganado y festejos populares, donde el agricultor exhibe el ganado "Basto" al que tanto mimo y dinero ha dedicado para su cría y conservación.

 

 

En cuanto al origen del buey Canario, han habido algunos estudios que afirman, que éste animal se ha adaptado al clima de Canarias, y que dista mucho de la raza peninsular y de las razas inglesas.

 

 

Estos animales se han utilizado tradicionalmente para arar, trillar y arrastrar peso, pero en la actualidad debido al abandono de la actividad agrícola y a la incorporación de las nuevas tecnologías como el uso extendido del tractor, el buey se ha desplazado hacia los establos, siendo por lo tanto, parte de la ganadería estabulada.

 

 

De este animal, contamos con dos variedades:

 

 
 

Canaria, Criolla o Basta: parece proceder de la raza rubia gallega y la asturiana, las cuales fueron traídas a las Islas después de la Conquista Castellana. Después de varios siglos de mezclas, se puede considerar como una raza autóctona.

 

 

El peso del animal oscila entre los 600 y los 700 kilogramos.

 

 

Palmera: es bastante probable que proceda de la rubia gallega. Se localiza generalmente en el Norte de la Isla. Las vacas pesan en torno a los 600 kilogramos y los toros sobre los 800 kilogramos. Su color va de un blanco sucio a un amarillento.