Origen
Dado los interrogantes que hay sobre el tema, lo único que podemos decir, es que posiblemente, su procedencia, sea judaica. Aunque lo que hoy conocemos, es el fruto de la adopción de los isleños por la anterior existencia entre ellos de unos cantos melancólicos y fúnebres.